• Vicky Luján

7 tips para unas vacaciones sin adicción al azúcar


Un viaje es una experiencia que todos queremos vivir en pleno. Deseamos disfrutar de cada lugar que visitaremos y no sentirnos restringidos. Empezamos a tener una relación mental con los destinos, visualizando todas las vivencias con las que nos encontraremos. Y parte de ese encanto de viajar es saborear la comida local, con las opciones gastronómicas únicas y diferentes que encontraremos. En este artículo te comparto mis mejores consejos para experimentar unas vacaciones sin que el azúcar sea un problema.


Ahora bien, las altas expectativas que vamos dibujando en nuestros pensamientos antes de unas vacaciones no deben significar sentirnos restringidos de todas las posibilidades culinarias. Y esto incluye desde sabores locales hasta platillos exóticos con todo tipo de ingredientes. ¿Quién desea embarcarse en unas vacaciones para no disfrutar al máximo?


La comida evoca emociones. Crea una conexión única con ese destino que estamos visitando. Es parte de la cultura local, que transmite costumbres e historia. Despierta sensaciones únicas, y esto no debe ser excluido de ninguna experiencia.


El balance es lo primero que debes empacar


Vas con tus mejores intenciones, y al llegar a tu destino las tentaciones están por todos lados. Adicionalmente, poco a poco te vas relajando y sumergiendo en la delicia de vivir al máximo cada momento.

La regla básica y general para disfrutar de toda la experiencia culinaria y poder controlar tantas tentaciones, es empacar tu mejor versión del balance. Esto significa que no debes llevar una mentalidad de restricción. Puedes probar de todo, pero en el balance está el gran secreto.

Pero ¿qué es mucho y qué es poco cuando hablamos de carbohidratos y azúcares? Aquí debes tener en cuenta dos conceptos básicos que te ayudarán en tu viaje: la moderación y la relatividad.

La moderación es tu punto de partida. Es la noción inicial, en la cual entiendes que puedes comer un poco de todo, pero conociendo en qué momento vas a detenerte para no crear un desbalance. Compartir el postre, comer una sola comida con carbohidratos, o distribuir pequeñas porciones de carbohidratos en cada comida son algunas acciones que te llevan a la moderación.


La relatividad es tu brújula. Es tu capacidad de hacer la mejor elección entre las opciones, que igualmente te permita degustar todos los sabores, pero con la mayor cantidad nutricional. ¡Todo es relativo! Elegir un postre hecho con nueces es mejor que uno con miel o fudge. Tomar el cappuccino con canela es mejor que tomarlo con azúcar. Comer una pizza con vegetales es mejor que una pizza margarita. Un croissant au beurre acompañado con algún queso es mejor que un croissant au chocolat o chocolatine.


Los 7 tips para controlar los azúcares en tus vacaciones


Hay recomendaciones que puedes aplicar en todo momento para mantener bajo control tus antojos por los carbohidratos y azúcares en tus vacaciones. Requieren poca planificación, solo debes prestar atención para poder aplicarlos:

  1. No saltes el desayuno. Y hazlo todos los días con fibra, proteína y grasas saludables. La primera comida es la que va a determinar tus antojos durante el día. En todos los hoteles o restaurantes vas a conseguir opciones.

  2. Compra nueces o frutas altas en fibra para tenerlas en tu cartera. Esto te permitirá comer opciones saludables cuando la hora de la comida se ha retrasado por alguna razón. Las manzanas y las peras son fáciles de transportar. Las berries son ideales por su alto contenido en fibra. Sin embargo, estas nueces y frutas no son sustitutos de las comidas, y tampoco son meriendas. Constituyen una alternativa para mantener bajo control tu ansiedad cuando el horario regular de tus comidas se ha retrasado, por encontrarte en un viaje fuera de tu rutina.

  3. Hidrátate todo el día. Toma agua constantemente, y preferiblemente entre las comidas. Esto te permitirá seguir teniendo sensación de saciedad, no confundir la sed por el hambre, y también ayudará al cuerpo a eliminar el exceso de glucosa.

  4. Si el plan es tener una merienda dulce, porque desean probar algún sweet pastry tradicional del lugar, come primero unas nueces, quesos, o incluso una fruta que vendan en el lugar o que tengas en tu cartera. Esto te permitirá disfrutar del dulce con mayor control.

  5. Olvídate del pan en los restaurantes. El consumirlo antes de la comida, hará que al final tengas mayor ansiedad por los postres. Pide una entrada rica en fibras, proteína y grasas saludables, y deja los carbohidratos para lo último.

  6. Procura caminar después de cada comida por mínimo 10 o 15 minutos. Disfruta de una caminata por la playa, por algún jardín o por la ciudad, ya que esto te ayudará a metabolizar mejor los carbohidratos.

  7. Si viajas en compañía, cuéntale a tu grupo de viaje sobre estas recomendaciones para que te recuerden y te ayuden a mantener bajo control los antojos de azúcar. Muy probablemente, ellos mismos comenzarán a aplicar alguna de las recomendaciones, y se transformará en una experiencia muy amena para todos.

Los viajes son uno de los grandes placeres de la vida. Y degustar los sabores únicos de cada destino es parte de esa gran experiencia. Solo debes aprender estas recomendaciones, y usarlas a tu favor para que la adicción al azúcar no tenga cabida en tu equipaje ni en tus vacaciones. ¡Saborea las vacaciones con todos tus sentidos!


Por Vicky Lujan, Sugar Mindfulness Coach @vicky.lujan

5 views0 comments